• 0
    • No products in the cart.

¿Cómo terminas el primer mes del año?

¡Arrancamos la última (media) semana de enero, familia! ¿Cómo los trata el 2018? ¿Quizá has decidido que tus propósitos de ‘año nuevo’ empiecen el 1° de febrero?

Hoy les comparto una frase que siempre recuerdo cuando pienso en lo rápido que pasa el tiempo, es de Bill Gates:

“Most people overestimate what they can do in one year, and underestimate what they can do in ten years. / La mayoría de la gente sobrevalora lo que puede hacer en un año, y subestima lo que puede hacer en diez años.”

Esas palabras me llegaron mucho la primera vez que las leí, porque me hacen recordar que, en la vida, no tengo que ir tan de prisa, no tengo que estresarme ni sentirme presionada por hacer algo ya, pues tiempo siempre hay, pero tampoco debo confiarme en ese tiempo disponible, pues corro el riesgo de no hacer nada, y sea como sea, lo cierto es que al final, un día más es un día menos.

Como yo diez año los veo muy lejos, me gusta aplicar la reflexión de Gates más “en cortito”. Y es que, a veces, tiendo a sobrevalorar lo que puedo hacer en un mes, y subestimar lo que puedo hacer en un año.

Te pongo un ejemplo práctico. El caso típico para identificarnos la mayoría. Muchas de nosotras en enero (re)empezamos los hábitos healthy: el ejercicio, comer mejor y tomar más agua. Quisiéramos ver resultados de escándalo en un mes, y puede ser que los veamos, ¿pero te imaginas lo que podríamos lograr en un año de constancia con esas prácticas? Un mundo de diferencia. Pero sobrevaloramos el primer mes, y subestimamos el primer año.

La cuestión con el tiempo es que es muy relativo. Apreciamos extremadamente distinto lo rápido que pasa un minuto cuando quisiéramos otra hora, y lo lento que se va cuando nos toca esperar; sin embargo son los mismos 60 segundos. Habrá que aprender a dimensionarlo a favor de nuestras metas. A detenerlo a nuestro interés.

Ahora que estamos por cerrar el primer mes del año, mi llamado es a seguir motivadas y enfocadas, a no desanimarnos si le aflojamos tantito en nuestras metas; sobre todo a hacer una pausa (algo así como los negocios hacen cierres mensuales); hagamos nosotras nuestras ‘cuentas’, para saber dónde mantener el ritmo y dónde acelerarlo, siempre con algo en mente: construir una mejor yo, convertirme en una mejor persona de la que fui ayer. Intentar dormir cada noche con la certeza de que, si no despierto mañana, valió la pena, fui feliz hoy.

¡Que hagan una excelente semana! Con mucho cariño,

Marcia.

Escribir mensaje